Estamos publicando PSICOTÉCNICOS Y JUSTICIA. ¡Suscríbete a la Guía De Formación Online y Recibe Las Actualizaciones Gratis En Tu Correo!

viernes, 23 de mayo de 2014

Contravalores, Reacciones Sociales a los Valores Mayoritarios (III): Sectarismo. Hooliganismo. Oposición Policía Nacional. Tema 17.

Finalizamos el tema 17 del temario gratis de policía nacional, con el estudio de los Contravalores, Reacciones Sociales a los Valores Mayoritarios. Suscríbete a la Guía de Formación Online  para recibir estas actualizaciones directamente en tu correo electrónico.

5. CONTRAVALORES, REACCIONES SOCIALES A LOS VALORES MAYORITARIOS

5.5. SECTARISMO

El término “sectarismo” se refiere a la actitud y comportamiento de los grupos de personas unidas por una determinada doctrina y/o líder, y que casi siempre previamente se han escindido de algún grupo doctrinal mayor, respecto al que ahora se muestran críticos. 

Estos grupos se conocen con el nombre de sectas, término que significa separación o ruptura, y puede tratarse de grupos de naturaleza cultural, religiosa, esotérica, humanitaria, política, etc. En base a su peligrosidad o conflictividad, se distingue entre sectas y sectas destructivas. Las sectas destructivas son organizaciones dictatoriales y totalitarias en las que, por medio de técnicas de adoctrinamiento, se despersonaliza a sus adeptos para lograr un sometimiento total al líder, además de intentar romper los lazos afectivos y de comunicación con su entorno habitual social. Los Aleph, Hre Krishna, Moon, Niños de Dios, Nueva Acrópolis, Meditación Trascendental y Palmar de Troya, son algunas de las sectas destructivas más conocidas.

Las sectas siempre tienen un líder, que en este caso es un personaje carismático, mesiánico, y que al final se convierte en el dueño –en cuerpo y alma- de sus adeptos. El líder es lo que los psicólogos denominan un “paranoico expansivo”. También padecen un “narcisismo maligno”. Presentan un sentimiento extremo de ampulosidad, expresada en forma de arrogancia, que se fundamenta en su firme creencia de que están destinados a algo especial en este mundo.

Veamos cuales son los rasgos comunes de las sectas destructivas:

. El líder: tal y como acabamos de ver, todas las sectas tienen un líder carismático y mesiánico, con enorme poder de sugestión y atracción. El líder es el que sabe, prevé y controla todo.

. Estructura piramidal y cerrada: el poder absoluto está en manos del líder, y a sus órdenes existe una jerarquía de subjefes nombrada por él. En la secta se suprime la intimidad de sus miembros y la libertad individual.

. Disciplina, moral, y rigor doctrinal: la doctrina de la secta se pone por encima de los individuos y sus derechos. Para mantener su doctrina y disciplina, se recurre al miedo a Dios y sus castigos.

. Su finalidad básica es obtener dinero y poder: en este aspecto, el fin justifica los medios: los dirigentes de la secta disfrutan de la vida y del dinero, mientras trabajan para ellos sus adeptos.

. El mensaje: todos los mensajes que comunican las sectas son atractivos y siguen las más modernas técnicas de marketing. De este modo ofrecen respuesta a muchas de las situaciones que se dan en nuestra sociedad a día de hoy.

. Técnicas de control mental: las sectas emplean técnicas de manipulación que conducen a la pérdida de voluntad de sus miembros, como sesiones de control mental, privación del sueño, lavado de cerebro…

. Todo lo exterior al grupo es malo: según la doctrina de la secta, ellos son los únicos buenos, siendo la sociedad mala. El único modo de salvarse es alejarse del mundo. Así se llega a una total dependencia del grupo, y se desconecta del entorno familiar y social.

En principio, es más fácil que puedan ser captados por las sectas los siguientes colectivos: los jóvenes, las personas de la tercera edad y las amas de casa.

En el proceso que las sectas siguen para ganar adeptos, se suceden 4 etapas: captación, enganche, internamiento e integración.

Y en cuanto a los motivos que llevan a las personas a ser miembros de una secta, destacan la inmadurez, la soledad, las crisis de valores y el deseo de lo mágico.

5.6. Hooliganismo

No está claro el origen del término “hooligan”. Lo más probable es que esté relacionado con un gamberro que residía en Londres –pero de origen irlandés- llamado Edward Hooligan, que en torno al año 1877 fue famoso por borracho, holgazán y protagonista de incontables peleas. Se hizo tan popular por sus actos, que la gente empleaba la palabra hooligan cuando insultaba a alguien, es decir, le llamaba borracho, pendenciero y holgazán.

Con posterioridad, las distinciones sociales consecuencia del capitalismo y la industrialización llevaron a que un importante número de grupos juveniles comenzaran a imitar el comportamiento de Edward Hooligan, lo que generó caos social y desorden. El periódico The Times, en 1980, acuñó el término “hooliganism” como un fenómeno de índole social.

No obstante, hubo que esperar al Mundial de Inglaterra de 1966, para que la sociedad inglesa aplicase por vez primera el término hooligans para referirse a los grupos que se comportan en los campos de fútbol de modo violento. El comportamiento de los hooligans fue imitado por los hinchas de los equipos de fútbol de muchos países, aunque se emplearon otros nombres para definirlos: en la Europa continental se emplea el término “ultras” para designar a estos grupos violentos, mientras que en Sudamérica es más habitual el término “barras bravas”.

En líneas generales, se trata de grupos de hinchas organizados, que constituyen una verdadera subcultura de la violencia asociada a contravalores determinados: racismo, xenofobia, y exaltación de la masculinidad. Se caracterizan por una importante manifestación violenta en todas sus acciones, dentro y fuera del campo de fútbol. Comparen un código exclusivo que los diferencia, por la simbología expresada en los uniformes, cánticos, banderas y pancartas.

Los hooligans pertenecen a todas las clases sociales, pero se cree que la mayoría de las personas que forman parte del “hooliganismo” son de clase trabajadora. Joan Neuberger, en su libro “Delito, cultura y poder en San Petersburgo” (1933), analiza la realidad del “hooligan” antes de 1914, con énfasis en el desprecio generalizado hacia el pobre entre las clases altas (élites) rusas, lo que conducía a aplicar un doble criterio para valorar el comportamiento de los jóvenes, y que los que se consideraban “travesuras” en las clases altas, se tachaban de “hooliganismo” en las clases bajas.

Estos grupos ofrecen a los jóvenes una identidad, un sentido de la pertenencia y un reconocimiento. Les brindan algo que normalmente no encuentran en sus familias y entorno, es decir, una relación de hermandad, lealtad y solidaridad.

4 comentarios:

PARA COMENTAR HAY QUE TENER UNA CUENTA DE GOOGLE (gmail, blogger, youtube...)

NO PUBLIQUES TU CORREO ELECTRÓNICO aquí. Esta sección es sólo para resolver dudas sobre oposiciones y ayudarnos unos a otros.

BUSCAR OPOSICIONES, CONVOCATORIAS, BOLETINES OFICIALES, INSTANCIAS...

MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MySurvey
Regístrese con MySurvey ahora y reciba entre 1 y 5 € por cada encuesta que complete.

Regístrese ahora para hacer encuestas y obtenga
sus premios mediante su cuenta Paypal.
Puede también canjear sus puntos por otros premios,
como vales de El Corte Inglés o IKEA.

Si se registra ahora recibirá 5 participaciones
para nuestro sorteo de 2,000 €.
MySurvey
¡Únase ahora!
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION

A NUESTROS QUERIDOS SEGUIDORES, ¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ESTE PROYECTO DE FORMACIÓN!