Estamos publicando PSICOTÉCNICOS Y JUSTICIA. ¡Suscríbete a la Guía De Formación Online y Recibe Las Actualizaciones Gratis En Tu Correo!

miércoles, 9 de abril de 2014

Oposición Policía Nacional. Tema 15. Derechos Humanos

Comenzamos el estudio del tema 15 del temario gratis para policía nacional con el apartado referente a los Derechos Humanos. Suscríbete a la Guía de Formación Online  para recibir estas actualizaciones directamente en tu correo electrónico.

1. Derechos Humanos

1.1. Concepto de derechos humanos (DD HH)

Los Derechos Humanos son aquellos derechos que son innato a todo ser humano por el hecho de serlo, o dicho de otro modo, aquellos que son consustanciales a su naturaleza y a su dignidad, y por ello resultan irrenunciables e inalienables.

Bajo la definición que hemos visto, podemos observar dos ideas fundamentales. La primera de estas ideas es la dignidad inherente a la persona humana, es decir, los derechos humanos pretenden la defensa de esta dignidad. En cuanto a la segunda idea, se refiere al establecimiento de límites al poder, siendo los derechos humanos uno de los límites tradicionales al gran poder de los Estados.

En realidad, se trata de códigos morales universales , cuyo fin es el de defender la libertad y la autonomía del hombre, frente a la tiranía y arbitrariedad de cualquiera de las colectividades, tales como el Estado, los Órganos Judiciales, Instituciones, Asociaciones, etc.

Es solamente a partir del siglo XVIII, tras las revoluciones francesa y americana (Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano de 26 de agosto de 1789 y Declaración de Virginia de 12 de junio de 1776), que se puede hablar con propiedad de los derechos humanos. Pero sobre todo fue la “Declaración de Derechos del Hombre y del Ciudadano”, aprobada en la Francia de la revolución, la que está considerada como origen del concepto moderno de derechos humanos. Y fue así como la Revolución Francesa se convirtió en el momento de la Historia en que fue posible predicar el ideal de igualdad y libertad para todos los seres humanos.


1.2. Evolución histórica y generaciones de los derechos humanos

Por medio de un proceso lento y que aún no ha terminado, se han ido reconociendo los derechos humanos a lo largo de la Historia. Aunque según algunas teorías se habla de cuatro o cinco fases –o incluso de una sola-, durante este proceso histórico se considera generalmente que ha habido tres grandes fases, claramente diferenciables. Se las conoce como “las tres generaciones” de los derechos humanos, y cada una se asocia con uno de los tres grandes valores proclamados por la Revolución Francesa: libertad, igualdad y fraternidad. Fue Karel Vasak, en 1979, quien realizo por primera vez esta división de los derechos humanos en tres generaciones.

Derechos de primera generación: pertenecen a la etapa fundacional, y son los derechos individuales, civiles y políticos, vinculados con el principio de libertad (libertad de expresión, de religión, de asociación, derecho a formar un partido político y de afiliarse a uno, derecho a elegir y a ser elegido en cargos públicos, etc.). Los derechos de primera generación son de los primeros derechos que fueron consagrados en algunas declaraciones nacionales, como la Declaración de Derechos del Estado de Virginia (1776) y la Declaración Francesa de los Derechos del Hombre y del Ciudadano (1789). Se les consideran derechos de defensa o negativos, ya que exigen de los poderes públicos su inhibición y no injerencia en la esfera privada.

Derechos de segunda generación: pertenecen a la etapa de universalización. Son los derechos económicos, sociales y culturales, y están vinculados con el principio de igualdad (derecho al empleo y al salario justo, a la vivienda, a la cultura, a la educación, a la salud, a una pensión tras la jubilación). Estos derechos surgen tras la Segunda Guerra Mundial, con la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948. Para su realización efectiva es obligada la intervención positiva de los poderes públicos, por medio de prestaciones y servicios públicos, para que los derechos de primera generación sean una realidad para todas las personas y no solamente un privilegio de algunas.

Derechos de tercera generación: pertenecen a la etapa de especialización, y está constituida por los derechos de solidaridad. Es a partir de la década de los 70 cuando aparecen las Declaraciones de derechos específicos, que se centran en la solidaridad hacia los colectivos más indefensos, tales como la Convención sobre los derechos del niño (1990), la Convención sobre toda eliminación de discriminación racial, o la Convención sobre todas las formad de discriminación de la mujer (1981).

Últimamente se habla de una cuarta generación de derechos, constituida por los derechos de los pueblos, y en los que se incluiría la libre determinación de los pueblos, el derecho a disfrutar del patrimonio histórico-artístico, el derecho a la paz, el reconocimiento de los derechos de los consumidores, el derecho a disfrutar de un medio ambiente sano, etc.

Tal y como expresó la Asamblea General de las Naciones Unidas: “Todos los derechos humanos y las libertades fundamentales son indivisibles e interdependientes”, es decir, existe una interdependencia de los Derechos Humanos de modo tal, que la vigencia de unos es condición previa para la realización de los otros. O dicho de otro modo, la violación o desconocimiento de algunos derechos termina por afectar a otros.


1.3. Internacionalización de los derechos humanos

Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial en 1945, y tras ser conocedores y conscientes de los horrores llevados a cabo en los campos de concentración y de lo todo lo referente al genocidio del pueblo judío, los derechos humanos se convirtieron en uno de los objetivos más importantes de la ONU. La Organización de las Naciones Unidas concluyó que era imprescindible adoptar un código penal internacional y crear un penal tribunal a nivel internacional.

Uno de los primeros acuerdos tuvo lugar el 8 de agosto de 1945, que se firmó en Londres, y se denominó “Acuerdo para el procesamiento y el castigo de los altos dirigentes de la Alemania nazi y de Japón”. Mediante la carta adjunta a este acuerdo, fueron creados los tribunales internacionales de Núremberg y de Tokio, declarados competentes para conocer de los crímenes de guerra, crímenes contra la paz y crímenes contra la humanidad (en este delito se incluía el genocidio, cuando se asesinaba a todo un determinado grupo étnico). Sin duda, esto se convirtió en un hito de la historia de la humanidad, al constituirse, por primera vez, una jurisdicción penal internacional, con capacidad para juzgar a los que cometieron los crímenes más graves de transcendencia mundial.

Todo este proceso progresivo, llega a su zenit en 1948, con la aprobación de la “Declaración Universal de los Derechos Humanos” por parte de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y tuvo como consecuencia el reconocimiento internacional de los derechos humanos (antes sólo presente en la legislación propia de algunos países).

La “Declaración Universal de los Derechos Humanos” no tiene obligatoriedad jurídica, a pesar de su impactante e innegable fuerza moral. La Declaración, en unión con otra serie de acuerdos de ámbito internacional (como el “Pacto Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos”, el “Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales” y sus protocolos opcionales respectivos) forman la “Carta Internacional de los Derechos Humanos”. Los pactos mencionados se establecieron el 16 de diciembre de 1966, y si suponen obligatoriedad jurídica a los derechos proclamados por la Declaración.

Los procesos de Tokio y Núremberg, fueron la base para la puesta en funcionamiento de la Corte Penal Internacional, que se creó por medio del Estatuto de Roma (1988), y que entró en vigor el 1 de julio de 2002. Estados Unidos se opone a su jurisdicción, y esto dificulta el funcionamiento pleno de la Corte. Su sede está en La Haya (Países Bajos). Se trata de una institución de carácter permanente y con competencia para juzgar los crímenes de genocidio, guerra, lesa humanidad y de agresión. La jurisdicción de la Corte Penal Internacional es complementaria de las jurisdicciones penales nacionales. Así, la Corte actuará en los casos en los que las jurisdicciones de un Estado no pueda o no quiera perseguir alguno de los delitos recogidos en el estatuto.

5 comentarios:

PARA COMENTAR HAY QUE TENER UNA CUENTA DE GOOGLE (gmail, blogger, youtube...)

NO PUBLIQUES TU CORREO ELECTRÓNICO aquí. Esta sección es sólo para resolver dudas sobre oposiciones y ayudarnos unos a otros.

BUSCAR OPOSICIONES, CONVOCATORIAS, BOLETINES OFICIALES, INSTANCIAS...

MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MySurvey
Regístrese con MySurvey ahora y reciba entre 1 y 5 € por cada encuesta que complete.

Regístrese ahora para hacer encuestas y obtenga
sus premios mediante su cuenta Paypal.
Puede también canjear sus puntos por otros premios,
como vales de El Corte Inglés o IKEA.

Si se registra ahora recibirá 5 participaciones
para nuestro sorteo de 2,000 €.
MySurvey
¡Únase ahora!
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION

A NUESTROS QUERIDOS SEGUIDORES, ¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ESTE PROYECTO DE FORMACIÓN!