Estamos publicando PSICOTÉCNICOS Y JUSTICIA. ¡Suscríbete a la Guía De Formación Online y Recibe Las Actualizaciones Gratis En Tu Correo!

miércoles, 2 de abril de 2014

Oposición Guardia Civil. Tema 20. Ecología. Factores Físicos: Suelo, Luz, Temperatura y Humedad.

Continuamos con el tema 20 del temario oposición guardia civil, referente a la ecología. No olvides suscribirte a la Guía de Formación Online para recibir estas actualizaciones directamente en tu correo electrónico.

4. FACTORES FÍSICOS: SUELO, LUZ, TEMPERATURA Y HUMEDAD

Los factores físicos o abióticos más importantes son:

-          El agua y la humedad.

-          La temperatura.

-          La luz.

-          El oxígeno.

-          La salinidad del agua.

-          La composición química y la naturaleza del suelo.

-          La presión atmosférica.

-          La presión del agua.

. La adaptación de los organismos a los factores físicos o abióticos

Adaptación a la temperatura

Sin duda la temperatura es uno de los principales y más importantes factores en la vida de todo animal o vegetal. Como norma general, la mayoría de los seres vivos de nuestro planeta pueden vivir con temperaturas entre los 0º y los 60º. Fuera de este rango de temperaturas, ya se precisan unas adaptaciones especiales para sobrevivir. Como sucede con las plantas del desierto (60º) o las plantas de Los Alpes (-30º). Y en cuanto a los animales, han desarrollado mecanismos de supervivencia que les permiten sobrevivir en las épocas de año más duras climáticamente:

-          Los Poiquilotermos, organismos ectotérmicos o animales de sangre fría, no pueden regular su temperatura generando calor, y por lo tanto lo absorben del Sol (heliotermia) o del medio circundante o el suelo (tigmotermia) y de ese modo regulan su temperatura mediante el comportamiento, y cuando las temperaturas bajan se aletargan (hibernación) para no congelarse, bajando su constantes vitales al mínimo imprescindible para sobrevivir. Un buen ejemplo de este comportamiento es lo que hacen los lagartos cuando toman el sol para aumentar su temperatura y acumulando así calor durante un cierto tiempo.

-          Los Homeotermos, organismos endotérmicos o animales de sangre caliente, disponen de mecanismos para regular su temperatura, y también cuentan con mecanismos para proteger su cuerpo, como lo son la grasa, el pelo, las plumas… También realizan migraciones en busca de temperatura mejores, tal y como hacen las cigüeñas. Por ejemplo.

En el caso de las plantas, sus mecanismos de defensa que dependen de la zona en las que habitan:

-          Plantas xenófilas (adaptadas a climas secos): transforman sus hojas disminuyendo de tamaño para evitar la pérdida de agua excesiva, y capaces de almacenar agua en su parénquima.
-          Plantas mesófilas (adaptadas a climas intermedios): precisan de la temperatura para desarrollarse y condiciones de humedad de tipo medio.

-          Plantas hidrófilas (adaptadas a climas húmedos): poseen hojas de gran tamaño y muchos poros que les permiten absorber agua con enorme facilidad.

La humedad no es más que el contenido de agua en la atmósfera. Como ya es sabido, la atmósfera siempre contiene algo de agua en forma de vapor, dependiendo la cantidad máxima de agua de la temperatura. Es decir, a mayor temperatura, mayor cantidad de agua. Por ello cuando la atmósfera está saturada de agua el nivel de incomodidad es alto, pues la transpiración (la evaporación de sudor corporal) se hace prácticamente imposible.

Se denomina humedad absoluta al peso del vapor de agua contenido en un volumen de aire, La humedad absoluta se expresa en kg de agua por kg de aire seco.

Y se conoce como humedad relativa a la relación entre el contenido efectivo de vapor en la atmósfera y la cantidad de vapor que saturaría el aire a la misma temperatura.
El higrómetro es el instrumento con el que se mide la humedad.

Se denomina salinidad a la concentración en el agua de sales minerales disueltas en el agua del mar. Los iones más frecuentes son los de cloro, nitrato, sulfito, sulfato… y los cationes son los de sodio, potasio, magnesio y calcio. La salinidad se determina por el número de gramos por kilo de agua. La salinidad media es de 35 gramos.

Adaptación a la luz

El aporte de energía lumínica a los organismos fotosintetizadores es totalmente imprescindible para el mantenimiento de la vida en nuestro planeta. La radiación solar llega en un amplio espectro de longitudes de onda, desde las infrarrojas a las ultravioletas, pasando por la luz visible.

La luz influye de un modo decisivo en la distribución de los seres vivos.

En el caso de los animales, vemos que algunos se han adaptado a vivir con la luz, otros precisan de la luz crepuscular, y aunque parezca increíble, otros viven sin ella. Según esto, podemos dividir a los animales en:

-          Animales diurnos: llevan a cabo sus funciones vitales durante el día.

-          Animales crepusculares: son aquellos que se aprovechan del crepúsculo y de las primeras horas de la noche.

-          Animales nocturnos: realizan sus funciones vitales durante la noche.

-          Animales oscurícolas: son aquellos que no precisan de luz para vivir.

De hecho, algunos animales en su adaptación a la oscuridad, han desarrollado la capacidad de producir luz, como lo hacen algunas especies de orugas. Este fenómeno se conoce como bioluminiscencia.

La visión es la adaptación más importante de los animales a la luz. En relación con ella está la coloración del “manto” que presentan algunas especies:

-          Aposemática: de aviso de peligro, como la serpiente coral.

-          Críptica: tratan de confundirse con el medio en el que habitan, como hace la pantera.

-          Mimética: pretenden imitar a especies peligrosas, como lo hace la serpiente falsa coral.

En el mundo vegetal, la mayor parte de ellos necesitan de la luz para realizar la fotosíntesis y la función clorofílica. Es cierto que existen excepciones, como lo son los hongos, que viven en la oscuridad (esciófilos). Los vegetales que precisan luz realizan una serie de movimientos llamados fototropismos, para así orientarse hacia la mayor claridad o luz.

Adaptación a la presión

Su influencia mayor se ve en los animales que precisan el agua (ya sea dulce o salada) para vivir. Esto se da menos en los animales terrestres, evidentemente.

Composición y naturaleza del suelo

El suelo es la parte de la superficie de la Tierra sobre la que se asienta la vida vegetal, y sobre la cual se desarrollan una gran parte de las actividades de los hombres.

La ciencia que estudia las características de los suelos, sus propiedades (físicas, químicas, morfológicas, mineralógicas) y su distribución, además del estudio de las aptitudes de los suelos para su explotación forestal o agraria, se denomina Edafología.

Se calcula que los suelos actuales han necesitado más de 4000 millones de años para formarse.

Podemos dividir los suelos en dos grandes grupos:

-          Naturales: están fuera y lejos de toda actividad del hombre, y a día de hoy son pocos.
-          Cultivados: en ellos (que son casi todos) hay que diferenciar dos aspectos. Por un lado, y sin duda positivo, es la obtención de recursos para los seres humanos. Por otro, el aspecto negativo, la destrucción o degradación de los terrenos naturales.

Hay que tener en cuenta que el terreno cambia continuamente al desarrollarse bajo la influencia del clima, de los animales, de la vegetación, del relieve y de la roca madre. La ciencia conocida como Edafogenésis estudia la formación y la evolución del suelo por la interacción de factores físicos, biológicos y químicos, un lento proceso formado por las siguientes fases:

1. Descomposición de la roca madre por medios físicos o químicos.

2. Formación de la materia orgánica por la instalación progresiva sobre la capa mineral de la vegetación colonizadora.

3. Evolución del suelo hacia el equilibrio.

4. Transporte del material o arrastre.

5. Formación de horizontes (sedimentación).

La compensación del suelo queda comprendida entre los siguientes parámetros: del 1,5 al 5% de materia orgánica, y del 95 al 99% de materia mineral.

La materia orgánica en descomposición que se encuentra en el suelo y que procede de los restos de animales y vegetales muertos, se llama humus. Cuando el humus se descompone, los residuos vegetales se convierten en formas estables que se van almacenando en el suelo, y que serán usados por las plantas como alimento, que terminan agotándolo por la sucesión de las cosechas. Por ello se hace necesario, para restaurar el equilibrio orgánico, añadir humus al suelo en forma de estiércol o compost.

Verticalmente, los suelos presentan la siguiente estructura:

1. Horizonte “A” o de lavado: es la capa más superficial formada por humus, materia orgánica o minerales, y es de color oscuro. El agua disuelve las salas liberadas por microorganismos y las filtra a la capa “B” (siguiente capa).

2. Horizonte “B” o de precipitación: de color más claro, es la capa intermedia, constituida por arcillas y minerales, en la cual se depositan las sales minerales disueltas en la capa “A”.


3. Horizonte “C” o subsuelo: está constituida por la roca-madre y es la capa más profunda.

2 comentarios:

PARA COMENTAR HAY QUE TENER UNA CUENTA DE GOOGLE (gmail, blogger, youtube...)

NO PUBLIQUES TU CORREO ELECTRÓNICO aquí. Esta sección es sólo para resolver dudas sobre oposiciones y ayudarnos unos a otros.

BUSCAR OPOSICIONES, CONVOCATORIAS, BOLETINES OFICIALES, INSTANCIAS...

MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MySurvey
Regístrese con MySurvey ahora y reciba entre 1 y 5 € por cada encuesta que complete.

Regístrese ahora para hacer encuestas y obtenga
sus premios mediante su cuenta Paypal.
Puede también canjear sus puntos por otros premios,
como vales de El Corte Inglés o IKEA.

Si se registra ahora recibirá 5 participaciones
para nuestro sorteo de 2,000 €.
MySurvey
¡Únase ahora!
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION

A NUESTROS QUERIDOS SEGUIDORES, ¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ESTE PROYECTO DE FORMACIÓN!