Estamos publicando PSICOTÉCNICOS Y JUSTICIA. ¡Suscríbete a la Guía De Formación Online y Recibe Las Actualizaciones Gratis En Tu Correo!

jueves, 17 de enero de 2013

Guardia Civil Circunstancias Modificativas De La Responsabilidad Penal I

Continuamos con el Temario Guardia Civil con la parte de derecho penal que también sirve para las oposiciones policía nacional y justicia. Vamos a ver en los próximos apartados las circunstancias modificativas de la responsabilidad penal, o sea, elementos que pueden atenuar o agravar la pena según las reglas establecidas por ley. En este artículo veremos una introducción y estudiaremos las circunstancias atenuantes.

El Código Penal regula los atenuantes en el artículo 21, las agravantes en el artículo 22 y la circunstancia mixta (agrava o atenúa la pena según el caso) en el artículo 23.

El artículo 65 del CP establece que “las circunstancias agravantes o atenuantes que consistan en cualquier causa de naturaleza personal agravarán o atenuarán la responsabilidad sólo de aquellos en quienes concurran”. Las circunstancias que “consistan en la ejecución material del hecho o en los medios empleados para realizarla, servirán únicamente para agravar o atenuar la responsabilidad de los que hayan tenido conocimiento de ellas en el momento de la acción o de su cooperación para el delito”.

De esta forma se establece el principio de que las circunstancias personales no son comunicables a los intervinientes en quienes no concurren. Las circunstancias objetivas, por su parte, sí que se comunican a todos los que las conocen. Se trata de reglas que el derecho penal aplica a los casos de codelincuencia en los que se plantea la cuestión de si la circunstancia realizada por uno de ellos es o no comunicable a los demás (comunicabilidad de las circunstancias modificativas). Un ejemplo de esto sería el caso de que uno de los coautores sea reincidente. En este caso, la circunstancia no se puede comunicar a los demás, aunque estos conozcan la reincidencia, porque la reincidencia es una causa personal. Por el contrario, en el caso de que uno de los coautores actúe disfrazado, esta circunstancia sí que agravaría la pena de todos los demás coautores que la conocen.

El artículo 67 del Código Penal, a su vez, establece que las reglas contenidas en el artículo 66 CP sobre la determinación de la pena en caso de concurrencia de circunstancias genéricas “no se aplicarán a las circunstancias agravantes o atenuantes que la ley haya tenido en cuenta al describir o sancionar una infracción, ni a las que sean de tal manera inherentes al delito que sin la concurrencia de ellas no podría cometerse”.

También hay que tener en cuenta la compatibilidad de estas circunstancias entre sí. Tanto la jurisprudencia como la doctrina condicionan también la aplicación conjunta de 2 o más circunstancias a que sean compatibles entre sí. Se entiende que no son compatibles cuando una de las circunstancias lleva implícita a la otra. Un ejemplo de esto sería el caso de agravante por el abuso de superioridad. Esta circunstancia podría considerarse incompatible con la circunstancia de alevosía porque el abuso de superioridad puede verse como un tipo de alevosía.

CIRCUNSTANCIAS ATENUANTES DE LA PENA, CONCEPTO Y TIPOS

Definición:

Las circunstancias atenuantes son circunstancias de tipo personal. Estas circunstancias consisten en estados o situaciones que disminuyen la capacidad intelectiva o voluntad del sujeto. Esta “disminución” condiciona a ese sujeto más fácilmente al delito. Dentro de las circunstancias atenuantes también entran los hechos que manifiestan una menor perversidad del sujeto, rebajándose así la pena base que se establezca para ese delito.

Tipos de Circunstancias Atenuantes

Como dijimos arriba, son circunstancias atenuantes las que vienen recogidas en el artículo 21 del Código Penal. Debemos distinguir las eximentes incompletas (art. 21.1º), las atenuantes ordinarias (art. 21, 2º-6º) y las atenuantes analógicas de las anteriores (art. 21.7º). Analicemos cada uno de estos tipos de circunstancias atenuantes:

1)      Eximentes Incompletas:

Tal como dispone el artículo 21.1 del Código Penal las circunstancias atenuantes son “las causas expresadas en el capítulo anterior cuando no concurriesen todos los requisitos necesarios para eximir de responsabilidad en sus respectivos casos”. Esto quiere decir que las eximentes cuando concurren los requisitos esenciales pero les falte alguno, accidental o instrumental, se pueden valorar como atenuantes. El CP recoge:

a)      Anomalías o alteraciones psíquicas permanentes o transitorias en el caso de que la perturbación del sujeto no anule totalmente la conciencia y voluntad, pero que sí suponen una clara disminución de estas facultades.

b)      Intoxicación por consumir alcohol o drogas tóxicas, estupefacientes o psicotrópicos. Esta es una eximente incompleta en el caso de que la intoxicación no sea plena o también cuando la influencia del síndrome de abstinencia no sea absoluta en el autor del hecho delictivo.

c)       Graves alteraciones de la percepción de la realidad. En este caso se requiere que esa alteración no afecte profundamente la conciencia de la realidad.

d)      Legítima defensa. La legítima defensa es una eximente, cuando sufrimos una agresión legítima y necesitamos defendernos. La excepción surge cuando hay falta de racionalidad en los medios empleados o hemos provocado al agresor.

e)      Estado de necesidad. Para que el estado de necesidad (una madre roba para dar de comer a su hijo, por ejemplo) se considere como causa incompleta de inculpabilidad debe darse este estado de necesidad y su elemento subjetivo, pudiendo faltar el resto de sus componentes.

f)       Cumplimiento de un deber, ejercicio legítimo de derecho, oficio o cargo. En este  caso hay eximente incompleta si hay exceso de celo en el cumplimiento del deber o un leve abuso del derecho.

g)      Miedo insuperable. En este caso el elemento esencial de esta eximente es que actuemos impulsados por una emoción de temor que nos anule completamente la voluntad y libertad. Si este miedo es superable, se aprecia una causa de inculpabilidad incompleta.

2)      Atenuantes Ordinarias. Existen las siguientes clases:

a)      Atenuantes que disminuyen el grado de imputación personal:

                                                                          i.      Adicción: el artículo 21.2 del CP establece como circunstancia atenuante “la de actuar el culpable a causa de su grave adicción a las sustancias mencionadas en el número 2.º del articulo anterior”. Estas son: bebidas alcohólicas, drogas tóxicas, estupefacientes, sustancias psicotrópicas u otras que producen efectos similares. Actuar a causa de una grave adicción puede incluir tanto la actuación en estado de intoxicación causada por la adicción, como la que tiene lugar por un síndrome de abstinencia menor. Esta circunstancia se funda en una disminución de la imputabilidad. Si la disminución fuera muy notable, como hemos dicho, procede la calificación de eximente incompleta.

                                                                         ii.      Estado Pasional: viene recogido en el artículo 21.3º que establece como atenuante “la de obrar por causas o estímulos tan poderosos que hayan producido arrebato u obcecación u otro estado pasional de entidad semejante”. El fundamento de esta atenuante reside en la disminución de la imputabilidad. No tiene nada que ver lo la apreciación que merezcan los motivos, sino con su intensidad. Debemos distinguir el arrebato de la obcecación como la emoción de la pasión. La emoción del arrebato es algo súbito (ira). La pasión de la obcecación es pertinaz (celos o envidia). Para apreciarlo se requiere que haya causas poderosas; causas no socialmente repudiables o abyectas; alteración anímica consistente en un estado equiparable al arrebato, la obcecación u otro estado pasional similar; relación de causalidad entre los estímulos y la alteración anímica; que las causas que alteran tengan origen en la víctima y no sean ambientales o externas a ella; proximidad temporal razonable entre los estímulos y sus efectos, quedando excluida la atenuante si han transcurrido mucho tiempo entre causa y efecto; proporcionalidad entre el estimulo y la ofuscación.

b)      Circunstancias posteriores al delito: confesar la infracción, reparación del daño y la dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento: el artículo 21.4º del código penal establece como atenuante “haber procedido el culpable, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra él, a confesar la infracción a las autoridades”. En el artículo 21.5º se establece “la de haber procedido el culpable a reparar el daño ocasionado a la víctima, o disminuir sus efectos, en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad a la celebración del acto del juicio oral”.

c)       Atenuantes Analógicas: el artículo 21.7º del CP establece que “cualquiera otra circunstancia de análoga significación que las anteriores” y a raíz de ello se admiten como atenuantes todas las que sean parecidas a las que enumera la ley.

d)      Atenuantes de la responsabilidad penal de las personas jurídicas: se trata de una novedad introducida por la ley 5/2010 mediante la que se creó el nuevo artículo 31 bis. En su apartado 5 se regulan las atenuantes para las personas jurídicas. Sólo se pueden considerar circunstancias atenuantes en este caso haber realizado, con posterioridad a la comisión del delito y mediante sus representantes legales, las siguientes actividades:

                                                                          i.      Haber procedido, antes de conocer que el procedimiento judicial se dirige contra ella, a confesar la infracción a las autoridades.

                                                                         ii.      Haber colaborado en la investigación del hecho aportando pruebas, en cualquier momento del proceso, que fueran nuevas y decisivas para esclarecer las responsabilidades penales dimanantes de los hechos.

                                                                       iii.      Haber procedido en cualquier momento del procedimiento y con anterioridad al juicio oral a reparar o disminuir el daño causado por el delito.

                                                                       iv.      Haber establecido, antes del comienzo del juicio oral, medidas eficaces para prevenir y descubrir los delitos que en el futuro pudieran cometerse con los medios o bajo la cobertura de la persona jurídica.


En el próximo artículo analizaremos las circunstancias agravantes, concepto y clases.
¡Suscríbete a la Guía de Formación Online para recibir estos artículos en tu correo!




5 comentarios:

PARA COMENTAR HAY QUE TENER UNA CUENTA DE GOOGLE (gmail, blogger, youtube...)

NO PUBLIQUES TU CORREO ELECTRÓNICO aquí. Esta sección es sólo para resolver dudas sobre oposiciones y ayudarnos unos a otros.

BUSCAR OPOSICIONES, CONVOCATORIAS, BOLETINES OFICIALES, INSTANCIAS...

MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MySurvey
Regístrese con MySurvey ahora y reciba entre 1 y 5 € por cada encuesta que complete.

Regístrese ahora para hacer encuestas y obtenga
sus premios mediante su cuenta Paypal.
Puede también canjear sus puntos por otros premios,
como vales de El Corte Inglés o IKEA.

Si se registra ahora recibirá 5 participaciones
para nuestro sorteo de 2,000 €.
MySurvey
¡Únase ahora!
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION

A NUESTROS QUERIDOS SEGUIDORES, ¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ESTE PROYECTO DE FORMACIÓN!