Estamos publicando PSICOTÉCNICOS Y JUSTICIA. ¡Suscríbete a la Guía De Formación Online y Recibe Las Actualizaciones Gratis En Tu Correo!

miércoles, 8 de febrero de 2012

La Educación En Mesopotamia – Los Inicios Del Cálculo y la Escritura - La Formación Del Escriba

Vamos a tratar en este artículo la Escuela Elemental, o edubba, en la antigua Mesopotamia, según las evidencias arqueológicas y tablillas. Al final encontrarás las referencias bibliográficas.Como veremos, el escriba gozaba de gran prestigio y en esta época, los maestros aplicaban el criterio de "la letra con sangra entra".

Situamos en Mesopotamia, hacia el 3000 a.C, los inicios del cálculo y la escritura. Una sociedad que giraba en torno al templo y preocupada por la agricultura era también una sociedad preocupada por la astronomía y astrología, mezclada con los dioses.

La mitología mesopotámica atribuye el origen de la escritura al Nabu, el gran dios escriba. La escritura fue siempre reverenciada como una actividad de orden superior. ¿Cómo se inició la escritura y el cálculo?

Las primeras evidencias arqueológicas muestran unos símbolos gráficos formados por trazos sobre amasijos de barro de unos 2-3 centímetros de longitud que funcionaban como sellos oficiales que se ponían encima de las tinajas. Esto parecía ser una herramienta para que el templo realizase la contabilidad. Esta contabilidad, hacia el siglo XXI antes de Cristo era tarea de los sacerdotes.

En Uruk y Jamdat Nasr, por ejemplo, encontramos este prístino sistema de notación en el que se empleaban números que consistían en una serie de trazos idénticos junto al dibujo de los objetos que se enumeraban. Todas estas inscripciones se realizaban sobre barro húmedo.

Esto demuestra la utilización de un sistema de escritura en el que predominaba el cálculo sobre las palabras. Los mesopotámicos elaboraron un sistema de base decimal y cada número estaba formado por las impresiones correspondientes en forma de media luna (del 1 al 9). Para anotar las decenas se utilizaba la línea perpendicular.

El estilete utilizado para realizar estas inscripciones tenía forma de cuña y de ahí el nombre de Escritura Cuneiforme (cuneus en latín significa cuña), considerada una de las primeras del mundo (hay que dice que la primera). Esta escritura fue obra de los Sumerios, primera gran civilización de Mesopotamia, “la tierra entre dos ríos” muy fértiles que permitió el desarrollo urbano.

Algunos pictogramas se utilizaban para representar ideas asociadas al dibujo dando lugar a ideogramas. Así, el mismo símbolo podía representar diferentes sonidos. Para evitar ambigüedades entre las diferentes palabras se emplearon los determinativos, unos signos que se añadían a las palabras.

Entre las primeras tablillas acadias y sumerias que se conservan observamos un contenido de tipo casi exclusivamente comercial: cuentas, contratos, códigos jurídicos, listas de productos y convenios del templo. En esta época la menor parte de las tablillas sumerias trata temas de liturgia o historia.

Y entre todas estas tablillas encontramos unas tablillas cuyo contenido son listas de nombres y de palabras que recuerdan a un diccionario primitivo, indicio de un material educativo. Parecen ser las antecesoras del material educativo utilizado posteriormente en la instrucción formal de los escribas.

Intuimos que ya existían métodos de enseñanza aunque no se conserven testimonios de que existieran escuelas durante mediados del III milenio antes de Cristo. Probablemente, la enseñanza de la lengua y los números se llevase a cabo en los templos.

Durante esta época el acadio se vuelve la lengua popular utilizada para la vida diaria, mientras que el sumerio queda como lengua culta. Se conservan listas de palabras en acadio y sumerio con explicaciones de los signos correspondientes. Esto nos hace pensar que se trataba de textos educativos que hacen suponer que a finales del tercer milenio ya existían métodos de escolarización de los escribas.

A medida que la sociedad mesopotámica avanzó y se volvió más compleja, las labores del escriba –y los conocimientos que adquirían – pasaron de ser una prerrogativa de los sacerdotes a convertirse en una labor también secular. Estamos a principios del segundo milenio, época de Hammurabi, famoso por el Código de Hammubari. Podemos contemplar hoy este código en una estela de más de dos metros de tamaño, conservada en el Museo Louvre.

La existencia de este código, además del código de Lipit-Ishtar, nos hacen suponer una formación en derecho de cierta relevancia, demandando la sociedad personas preparadas para dirimir todo tipo de pleitos, tanto civiles como penales. El “ojo por ojo, diente por diente” en realidad no era tan literal. Dependía de quién quitase el ojo y a quién.

También eran muy importantes las matemáticas y la geometría. Igual que en el caso de la educación en Egipto, estas disciplinas eran fundamentales para medir la tierra, así como para levantar los edificios. También se aprendían para realizar el inventario de los víveres.


La Formación Del Escriba En La Mesopotamia Clásica: Escuela o Edubba

No sabemos a qué edad empezaban los niños a formarse como escribas, pero lo cierto es que parece que empezaban pronto. Diringer en su obra Writing (1962) dice que la lengua babilónica clásica tenía unos 700 símbolos diferentes, entre vocales (6), sílabas abiertas (97), sílabas cerradas (200) y más de 300 determinativos.

Parece que no existían barreras para acceder a los estudios de escriba, aunque también parecen reservarse a las clases sociales más elevadas. La profesión de escriba gozaba de gran prestigio social. En varios documentos de la tercera dinastía de UR, vemos que los escribas procedían sobre todo de las clases sociales más influyentes. Recientes hallazgos atestiguan que incluso algunas mujeres llegaron a ser escribas, pero se trata de una cuestión polémica con argumentos a favor y en contra.

La formación del escriba también era especializada. Los futuros escribas debían especializarse en alguna de las disciplinas más importantes para la sociedad: el templo (hoy sería nuestra Administración), el derecho, la medicina, el comercio, el ejército o la enseñanza.

Al principio de su formación, los escribas se formaban en grupos. Cuando llegaba el momento de la especialización, el escriba era adscrito a un “departamento” donde aprendía su especialización. Esto es lo que podríamos llamar enseñanza superior.

La Edubba

Así llamaban a la escuela los babilonios, término que literalmente significa: casa de las tablas (sobre las que se escribía). En la antigua Shuruppak se encontraron muchas tablillas con ejercicios escolares que datan del año 2500 a.C (cfr. S.N. KRAMER La Historia Empieza En Sumer).

En Mari se encontró la escuela más antigua que conocemos hasta hoy (todavía solo conocemos unos pocos ejemplos de aulas que han sido excavadas en los últimos años). Esta escuela de Mari también tiene la peculiaridad de no estar construida junto al templo, sino en oficinas administrativas y habitaciones privadas del palacio. Esto nos hace suponer que hacia el año 2100 a.C las escuelas ya no estaban tan estrechamente vinculadas al templo, lo que supone la secularización de la escuela. Fe de esto también la dan las tablillas escolares que encontramos en barrios seculares de las ciudades respectivas.

La Escuela de Mari: esta formada por un pasillo de entreda y dos habitaciones de 13,5 por 7,5 metros. En la habitación principal encontramos cuatro hileras de bancos de piedra con capacidad para unas 45 personas. En la más pequeña cabrían la mitad. La escuela de Mari no tiene ventanas por lo que suponemos que la luz entraría por el techo de forma vertical. También se encontraron en esta escuela cubetas de barro donde se humedecían las tablillas.También se encontraron en el yacimiento numerosas conchas. Los arqueólogos suponen que se trata de algo que podría emplearse como unidades de cálculo para hacer ejercicios.

Organización de la Formación

El ummia, que significa “autoridad o experto” era el encargado de la supervisión de la edubba. También exisitía el cargo de adda edubba o “padre de la casa de las tablas”, que colaboraba con el ummia. El maestro era el dubsar, “escritor de tablillas”, quien contaba con la ayuda del seshgal o “hermano mayor”. Problablemente era un alumno que ya estaba en su período de especialización.

También conocemos de la existencia de diferentes tipos de maestros o dubsar que se especializaban en las diferentes disciplinas: dubsar nishid(escriba de contar, profesor de matemáticas), dubsar zaga (escriba de mensurar, profesor de geometría), dubsar ashaga (escriba de medir).

El dubsar kengira era el escriba sumerio o profesor de sumerio, con el que se aprendía a escribir. En la fuente principal que utilizamos para saber esto (mira las fuentes abajo, KRAMER, Schooldays) encontramos frases e historias que nos permiten entrever la educación en la antigua Mesopotamia.

¿Dónde estuviste, estudiante, desde los primeros días?
Estuve en la escuela.
¿Y qué hacías en la escuela?
Léia la tablilla, comía, preparaba la tablilla, la escribía, la acababa, luego me preparaban las líneas preparadas; por la tarde me preparaban las copias manuales.”

De los testimonios escritos también vemos que los alumnos debían aprender tanto el acadio, lengua popular, como el sumerio, lengua culta. Esto explica la aparición de tantos silabarios bilingües que utilizaban los alumnos para familiarizarse con ambas lenguas desde niños.

Los maestros animaban a los escribas a lograr la excelencia en su oficio. Así observamos tablillas como estas:

Un escriba cuya mano se mueve en consonancia con la boca (es decir, experto en dictado), es un escriba de verdad”

“Has cumplido bien con tus deberes escolares y te has convertido en un hombre de saber. Has exaltado así a Nidaba, reina del lugar del saber y el aprender”

“Un escriba que no sabe el sumerio, ¿qué clase de escriba es esto?”

“Un escriba deshonrado se convierte en un hombre hechizado” (¿loco?¿maldito? ¿sin prestigio?)

En las tablillas también encontramos que eran frecuentes los maltratos físicos, o sea, que la letra con sangre entra:

Mi adda edubba (padre de la escuela) me leyó la tablilla. El … está interrumpido, y me pegó.

El encargado de… dijo: ¿Por qué has hablado mientras yo no estaba?- y me pegó.

¿Por qué no has mantenido erguida la cabeza mientras yo no estaba?, y me pegó

¿Por qué te has levantado mientras yo no estaba?, y me pegó

¿Por qué saliste mientras yo no estaba?, y me pegó

¿Por qué cogiste el … mientras yo no estaba?, y me pegó

¡No tienes buena mano!, y me pegó


Los Textos De Estudio En La Escuela De Mesopotamia

Los textos sobre los que se estudiaba era lo que llamaban “líneas preparadas” que compilaban los dubsars en las edubbas. La labor del niño era copiar y memorizar una frase sencilla que normalmente era una máxima. Para ello, utilizba una tablilla de unos 5-8 centímetros de diámetro. Para prepararla, mojaba una bola de barro que aplanaba.

El dubsar o su ayudante, el seshgal escribían una línea que luego el alumno copiaba en columnas paralelas  para una más fácil corrección por el maestro. Después de estas pequeñas tablillas se empezaban a utilizar tablillas más grandes (5*8 y 12*15 cm), a medida que el alumno avanzaba en su formación de escriba. En esta fase de estudio los ejercicios ya eran más complicados, aunque se seguía el mismo procedimiento de copiar lo que el maestro escribía. Esto lo observamos en tablillas donde se observan dos modelos: uno con buena ortografía y caligrafía, siendo más pobre la copia.

Después de copia, se aprendía mediante el dictado, complementándose esta formación con nociones de lingüística y vocabulario más avanzadas. Se aprendía así lo que llamamos cultura general: países, ciudades, animales, minerales, plantas que el alumno debía conocer mientras mejoraba su técnica de escriba. Entre las tablillas encontramos así verdaderos compendios culturales que nos informan de una sociedad mucho más erudita de lo que se suponía hasta hace poco.

Para escribir se utilizaba un estilete de caña sobre el barro húmedo que se cogía con la mano derecha, escribiéndose de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo. Una vez superada esta instrucción inicial, el alumno de la antigua Mesopotamia ya estaba preparado para acceder a la enseñanza superior de especialización o, mutatis mutandis¸ la Universidad de Mesopotamia.

Al finalizar esta enseñanza básica del escriba, el alumno adquiría el título y estatus de dumu edubba o el de dubsar tur, que lo capacitaban para realizar los estudios superiores.


Fuentes Bibliográficas Sobre La Educación En La Antigua Mesopotamia:

Esta escuela fue descubierta en 1933 por André Parrot. Puedes consultar su obra Nission Archéologique de Mari: II. Le Palais.

También podemos aprender sobre la educación en el artículo de S.N KRAMER Schooldays: A Sumerian Composition Relating to the Education od a Scribe publicado en el “Journal od the American Oriental Society” LXIX (1949).

C.J GADD, Teachers and Students in the Oldest Schools (1956)

ESWARD CHIERA, They Wrote On Clay (1938), p. 169 y capítulo 13.

GORDON, Documentos.




 Volver a la página principal de HISTORIA DE LA EDUCACIÓN EN ESPAÑA Y EL MUNDO

No hay comentarios:

Publicar un comentario

PARA COMENTAR HAY QUE TENER UNA CUENTA DE GOOGLE (gmail, blogger, youtube...)

NO PUBLIQUES TU CORREO ELECTRÓNICO aquí. Esta sección es sólo para resolver dudas sobre oposiciones y ayudarnos unos a otros.

BUSCAR OPOSICIONES, CONVOCATORIAS, BOLETINES OFICIALES, INSTANCIAS...

MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION
MySurvey
Regístrese con MySurvey ahora y reciba entre 1 y 5 € por cada encuesta que complete.

Regístrese ahora para hacer encuestas y obtenga
sus premios mediante su cuenta Paypal.
Puede también canjear sus puntos por otros premios,
como vales de El Corte Inglés o IKEA.

Si se registra ahora recibirá 5 participaciones
para nuestro sorteo de 2,000 €.
MySurvey
¡Únase ahora!
MYSURVEY RECOMPENSA SU OPINION

A NUESTROS QUERIDOS SEGUIDORES, ¡GRACIAS POR FORMAR PARTE DE ESTE PROYECTO DE FORMACIÓN!